Un grupo  de crecimiento personal es un lugar donde cada miembro hace un trabajo personal para conseguir su propia recuperación o mejora. Se trata de descubrir y compartir los problemas o dificultades que tenemos  aceptando la propia responsabilidad de lo que decimos y hacemos. El grupo es muy beneficioso porque crea un espacio donde puede crecer la confianza, el respeto y la aceptación sin críticas ni juicios de ningún tipo. Todos aprenden de todos .

En definitiva, la terapia en grupo es una oportunidad para mostrarnos como sómos realmente, recuperando la espontaneidad, la autenticidad.  Hablar  de nuestras experiencias y vivencias deja una sensación de seguridad, bienestar y alegría. Conocerse a través de los demás nos trae una mejora en nuestras relaciones personales, en nuestra estima y  calidad de vida.

También es importante señalar el pacto de confidencialidad , es decir, no hablar fuera del grupo de los demás. Esto facilita la confianza para poder abrirse , superar la timidez y expresar aquello que tanto nos duele. 
La asistencia contínua  y el compromiso es fundamental para seguir creciendo como persona y como grupo.

Utilizamos como herramienta de cambio la metodología de la Gestalt y otros modelos humanísticos como el psicodrama, la terapia focalizada en la emoción (TFE) o la terapia sensoriomotriz.