Este encuentro está dedicado a profundizar y comprender la figura e influencia de los padres en nuestra vida. Saber como nos ha condicionado nuestra manera de ser, de sentir y de pensar. Dar respuesta a las preguntas ¿Cómo he tenido que ser delante de mi padre/madre y cómo no he podido ser? Si en la familia no se admiten, o se rechazan, las demostraciones afectivas, o si me dicen que con ese genio nadie te querrá, por ejemplo, ¿Cómo me afecta y que hago, y qué he hecho con lo que siento?

De esta forma y desde la terapia Gestalt, se abordan las emociones del amor, la rabia, la tristeza o la vergüenza que no pudieron ser vividas en nuestro núcleo familiar y que, de alguna manera, continúan afectándonos en nuestra convivencia. Se exploran aquellos mensajes que nos hemos "tragado" y que hemos hecho nuestros, pero que no lo son; mensajes como: “llorar es de débiles”,” tienes que ser perfecta”, “has de ser fuerte” o “tienes que tirar hacía adelante”, etc.

Descubriremos en última instancia que sí es posible cambiar, sin renunciar a nosotros mismos, y que nuestros padres tal vez no lo harán porque ya no pueden. Arriesgarnos, en definitiva, a que nos quieran por ser como somos y no por como esperan que seamos. El perdón, la autoestima, el amor y la legitimización de nuestros sentimientos habrán de formar parte de una salida más saludable.

De esta manera, se podrá entrar en un proceso de paz con lo sucedido en el pasado, para recuperar energía vital para el presente.

Toda una serie de ejercicios, físicos, emocionales y psicológicos, dirigidos y apoyados por el equipo de terapeutas, van encaminados a facilitar este proceso.

El trabajo de FFPP está incluido en la Formación para terapeutas Gestalt de la Escuela Quatro de Madrid y en la de Escuela de Gestalt de Castilla y León.