PROGRAMA DE APRENDIZAJE VIVENCIAL EN ENEAGRAMA

El Eneagrama es una valiosa herramienta de autoconocimiento, un modelo de funcionamiento de la personalidad humana. Encierra un conjunto de preciados saberes sobre el carácter y la personalidad humanas, recogidos a lo largo de la historia, construido por estudiosos y maestros que vienen aportando sus observaciones y conclusiones desde de las tradiciones ancestrales hasta la psicología más actual. 

Con el aprendizaje del Eneagrama llegamos al conocimiento de una detallada descripción de nuestros mecanismos internos. Cada persona posee un rasgo característico que constituye el eje central en el que giran los aspectos erróneos de su personalidad y, conociéndolo, emprendemos la tarea de comprender y trascender sus aspectos engañosos.

El término Eneagrama fue introducido por G. I. Gurdjieff, consciente del dolor que nos causa los errores de nuestro propio carácter – o falsa personalidad-, que mas que ser elegido libremente, ha sido el fruto de estrategias adaptativas que desarrollamos en la infancia y que continuamos usando, de forma automática, cuando ya no nos sirven y nos limitan.

El Eneagrama propone nueve tipos distintos, formas inconscientes de ser en el mundo, según haya sido y sea nuestra necesidad de ajustarnos al entorno. Esta adaptación, este “ajuste” -como decimos en Gestalt-, promueve nueve tipos de neurosis o formas trastornadas del ser. El poder del Eneagrama radica en que nuestros patrones fijos de personalidad, hábitos y mecanismos neuróticos, son potenciales puntos de acceso a la sabiduría. Partiendo de esta amplia perspectiva psicológica, nuestros rasgos neuróticos pueden ser contemplados como maestros que nos ayudan a desarrollarnos. El Eneagrama enseña que nuestro carácter puede ser un apoyo hacia una consciencia mayor.