Artículos

El orgullo como error


"Donde hay Soberbia, habrá ignorancia. Mas donde hay Humildad habrá Sabiduría. "

Salomón

Las palabras tratan de describir mentalmente cosas, sensaciones, sentimientos, experiencias en general. Son representaciones, sonoras o no, que nos ayudan a comunicarnos con nosotros mismos, pero también con nuestra memoria, para una optimización de la vida individual y colectiva.

Mas, como toda descripción simbólica, implica y relaciona al que la realiza y al que la recibe. 

La ira como error

“La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.”
GIOVANNI PAPINI

 Entre las emociones que podemos distinguir con palabras se encuentra la ira. Es emoción en cuanto que lleva consigo un tono que provoca unos cambios corporales y altera el equilibrio habitual del organismo.

Por lo general, la ira viene asociada a la irritabilidad, es decir a un estado a-normal que viene inducido por el contacto con una experiencia externa de consecuencias internas. 

Avaricia en tiempo de virus

 

La avaricia es un continuo vivir en la pobreza por miedo a ser pobre. 

(Anónimo)

Aunque desde su etimología latina (avaritia) la palabra nos lleva al significado de poseer con ansia, tal avidez parece acompañar, de una u otra manera, a todos los pecados capitales, en la medida que constituye un afán desmedido de algo. Ese algo que, en sí mismo, no es perjudicial, pero que la pasión lo lleva a ser arrastrado por una fuerza que el equilibrio saludable del yo no puede detener, controlar o armonizar.

El Coronavirus y la respiración

 

Respirar puede que sea uno de los actos de los que nos solemos dar cuenta tan sólo cuando nos falta el aire. ¿Quien no ha vivido un momento de asfixia tras un ejercicio violento, o al atragantarse o aquellos que padecen enfermedades respiratorias como el asma?

El aire es tu alimento y tu medicamento.

Aristóteles

El coronavirus y la gula

Vivimos tiempos complicados. 

Debido a la pandemia del “coronavirus”, por vez primera en Europa y desde el final de la II guerra mundial, se ha pedido a los ciudadanos que permanezcan confinados en sus casas bajo pena de multas o penas graves. Esto trae consigo un cambio importante en la convivencia y en el sistema social.

La sociedad de consumo, la de la vida sobreexcitada, la que premia el movimiento sobre la calma, está, al menos estos días, en crisis. El mismo sistema económico mundial está bajo amenaza de severa recesión.

La vida: excitación y calma.

 

En estos días en que el mundo parece estar revuelto y hemos perdido la seguridad que nos daba, en la amenaza de la pandemia anunciada, es conveniente recordar que la vida es insegura y que nada permanece.
Es desde ese punto en que he escrito esta reflexión. Espero que os anime a pasar este obligado descanso en aislamiento.
Miguel

 

Yolanda

 

Cuando un amigo se va…parte un pedazo de mi. Se desgaja un enorme pedazo de mi historia, pues hace ya 39 años que nos conocimos con la Yola.

Hacia ya años que nos relacionábamos solamente por teléfono. El día de mi cumple, que era el mismo que el suyo, durante unos años recibía un telegrama de felicitación, algo que ya parece de otra época y que, en cualquier caso, pertenece a otro siglo. 

La ruptura en la pareja

El proceso de duelo ante la pérdida amorosa

El término de una relación amorosa es un acontecimiento vital del que casi nadie suele salir espontáneamente indemne, sea cual sea el nivel de intimidad y duración de la relación. Evidentemente cuanto más larga la trayectoria de la pareja más habrá que despedir, pero también resultará igualmente difícil y doloroso decir adiós a una relación corta en la que la persona haya entregado mucho de sí, o en aquellos casos en que ésta se vea truncada de forma inesperada para alguna de las partes.

Cinco claves de como piensan los bebés

La importancia del vínculo en el desarrollo de la infancia temprana.

 “el periodo más importante en la vida es desde el nacimiento hasta los 6 años”

(María Montessori).

 

ELEGÍA A CLAUDIO NARANJO

 

Nos conocimos en 1983,  en la ciudad de  México, en donde yo trabajaba por entonces. Fue a través de Guillermo G. Borja (Memo), por entonces mi terapeuta, quien lo había adoptado como maestro.