Un grupo  de crecimiento personal es un proceso grupal de trabajo que permite conocerse mejor a uno/a mismo/a y al otro y practicar la intimidad y el contacto verdadero. No hay objetivos o contenidos concretos pues se trata de descubrir y compartir los problemas o dificultades que tenemos aceptando la propia responsabilidad de lo que decimos y hacemos. El grupo es un espacio beneficioso porque se basa en la confianza, el respeto y la aceptación sin críticas ni juicios. Todos aprenden de todos. 

La terapia en grupo es una oportunidad para mostrarnos como somos realmente, recuperando la espontaneidad y la autenticidad. Hablar  de nuestras experiencias y vivencias deja una sensación de seguridad, bienestar y alegría. Conocerse a través de los demás nos trae una mejora en nuestras relaciones personales, en nuestra estima y nuestra calidad de vida. El funcionamiento del grupo se basa en una premisa básica, el pacto de confidencialidad, según el cual los y las participantes se comprometen a no compartir fuera del grupo información sobre los demás. Esto facilita la confianza para poder abrirnos, superar la timidez y expresarnos con confianza.